logo SGNETWORK
imagen de SGnetwork
ir a segurosir a telecomunicacionesir a seguridadir a exportaciónir a contacta

LOS SEGUROS DE VIDA.


El seguro de vida es aquella operación por la que el asegurador se compromete, mediante el cobro de una prima pagada por el tomador del seguro, a pagar al beneficiario un capital o una renta de la cuantía convenida en caso de fallecimiento o de supervivencia del asegurado durante el periodo en que esté vigente el contrato.

Con esta definición se puede ver fácilmente cuáles son las coberturas básicas del seguro de vida. Estas aseguran dos tipos de riesgos que afectan a la persona: fallecimiento y supervivencia.

El riesgo de fallecimiento hace referencia al fallecimiento prematuro de la persona, que es posible que deje a su familia sin el suficiente sustento económico para continuar manteniendo el mismo nivel de vida que antes de este suceso. El riesgo de supervivencia es el que supone vivir a una determinada edad para cualquier persona. Es práctica común asegurar la supervivencia a la edad de jubilación, momento en el que se ha dejado de trabajar y los ingresos pueden disminuir de forma considerable respecto a los años de vida laboral activa.

Además de la cobertura básica, que es el fallecimiento o la supervivencia, en el seguro de vida puede incluir además, coberturas complementarias. Entre ellas, la más importante es la de incapacidad o invalidez. Esta situación no sólo puede hacer reducir los ingresos de la persona afectada, sino también aumentar sus gastos al tener necesidad de ciertos cuidados especiales.


Tipos de seguros de Vida.

Hay diferentes tipos de seguros de vida en función de los riesgos que cubran, el tiempo de vigencia del contrato, el abono de las primas o la percepción de las prestaciones.

En líneas generales, se puede decir que los seguros de vida pueden cubrir los riesgos de fallecimiento, supervivencia o ambos a la vez. Y todos ellos con coberturas complementarias de invalidez o no.

El contrato puede tener una vigencia limitada a un periodo de tiempo más o menos dilatado o una duración ilimitada, equivalente a la vida del asegurado, independientemente de cuándo se produzca su fallecimiento.

Las primas de un seguro de vida se pueden abonar en un único pago (prima única) o en varios (prima periódica). Y estos últimos, siempre con la misma cantidad (prima constante) o en cantidades que aumentan o disminuyen con los años (prima creciente o decreciente, respectivamente).

En los seguros de vida, el beneficiario puede percibir las prestaciones en un solo pago (en forma de capital) o en varios pagos periódicos (en forma de renta).

Todas estas variantes básicas y algunas otras más específicas se pueden combinar entre sí. Cada una de estas combinaciones dará lugar a un tipo de seguro de vida específico y distinto de los demás.

Fundamentalmente, existen tres tipos de seguros de vida: los seguros para caso de fallecimiento (conocidos como vida riesgo), los seguros para caso de vida (llamados seguros de ahorro) y los mixtos.

Seguros de Riesgo.

Son los seguros que proveen de una cantidad de dinero a los beneficiarios de un cliente en caso de que fallezca (o quede inválido total y permanente). Básicamente lo que hacen es paliar las consecuencias derivadas de estos riesgos.

Por eso a los seguros de riesgo también se les llama seguros para caso de muerte porque se contempla la posibilidad de fallecimiento (aunque también la invalidez, como hemos visto) del asegurado.

Seguros de Ahorro.

Son seguros cuyo principal objetivo es ahorrar, crear un capital, para un objetivo muy específico y planeado de antemano.

Normalmente este objetivo suele ser la jubilación pero también podría ser para cualquier cosa

A los seguros de ahorro se les conoce también por seguros para caso de supervivencia porque se espera, y es lo lógico, que el cliente viva para cobrar el dinero que ha estado ahorrando.

Seguros mixtos.

Los seguros de vida mixtos son una combinación de un seguro de riesgo y un seguro de ahorro. Por lo tanto, cuentan con una cobertura para el caso de que fallezca el asegurado antes del vencimiento del contrato y otra para el caso de que viva en esa misma fecha.

Así, el seguro de vida mixto garantiza, por un lado, el pago inmediato de un capital al beneficiario que designe el asegurado en caso de que éste fallezca antes del vencimiento del contrato y, por otro, abonar un capital o una renta al asegurado si vive al vencimiento del contrato. La primera cobertura se trata de un seguro de riesgo temporal y la segunda de un seguro de ahorro.

Email. info@sgnetwork.es | ©2012 |